Polinyá

Localización:   Polinyà, Barcelona
Arquitectos:   Pablo G. Riera
Superficie:  290 m2
Estatus: construido
Infografías: Pablo G. Riera

Nos encontramos con una parcela trapezoidal, estrecha y alargada que se abre a la calle en tres de sus frentes. Hacia el suroeste comparte medianera.

La forma de parcela tras la nueva alineación urbanística, la relación con los edificios de la calle Major y el programa funcional solicitado por el cliente, son los principales factores que determinan la volumetría de la vivienda.

La fachada noreste cobra especial importancia debido a sus casi 26m de longitud. Se diseña atendiendo a motivos funcionales (privacidad, iluminación, ventilación) sin descuidar la estética debido a su gran superficie e impacto visual sobre la Calle Major. Hemos aplicado varias estrategias para que la fachada resulte atractiva y respetuosa con el espacio urbano. Por ejemplo, dividir el plano de fachada reduciendo su escala mediante el cambio de materialidad de la base, el empleo de líneas horizontales o la apertura de huecos y patios.


PATIOS

A pesar de que la normativa permite la total ocupación del solar, se decide crear 2 vacíos para mejorar la iluminación y la calidad espacial de las diferentes estancias. El primer vacío se abre en la esquina suroeste formada entre la calle Major y Sant Salvador generando un patio de acceso. Este patio funciona también como una extensión de las zonas comunes en planta baja en donde familia y amigos podrán disfrutar de actividades al aire libre y aprovechar la buena orientación. El segundo vacío es un patio en torno al cual se colocarán los 3 dormitorios.

En planta baja, las puertas correderas de vidrio permiten modificar la escala del patio, pudiendo establecerse con su apertura una conexión total entre el dormitorio principal y la piscina.


ZONAS COMUNES

Las zonas comunes de planta baja se organizan en un único espacio abierto pero la luz y el cambio de altura de techos nos permiten crear atmósferas muy diferentes. Por un lado tenemos la cocina/comedor, un espacio a doble altura situado en la zona más luminosa de la casa y en contacto directo con la terraza. Estas características hacen de la cocina un lugar idóneo para convertirse en el centro social de la casa, un foco de actividad abierto hacia la zona más pública, la terraza sureste. Por otro lado tenemos la zona de estar, donde el patio y la piscina interior cobran gran protagonismo gracias al ventanal fijo de 2x3m que los une y separa. Esta zona de la vivenda recibirá luz indirecta a través del patio durante ciertas horas del día, dando lugar a un ambiente íntimo y tranquilo.